miércoles, 30 de enero de 2013

domingo, 27 de enero de 2013

jueves, 24 de enero de 2013

miércoles, 23 de enero de 2013

viernes, 18 de enero de 2013

jueves, 17 de enero de 2013

domingo, 13 de enero de 2013

jueves, 3 de enero de 2013

ENDSTUFE - "LASS DICH NICHT UNTERKRIEGEN"

DULCE & TRADICIONAL

JOE STRUMMER EN GRANADA

El 22 de diciembre se cumplieron 10 años de la muerte del líder de The Clash, un músico que se enamoró de Granada, donde protagonizó múltiples anécdotas.

Todavía hoy, cuando los amigos granadinos de Joe Strummer hablan de las peripecias que vivieron junto a él, se hace súbitamente el silencio. La expectación es una mezcla del interés que sigue suscitando -incluso entre los más jóvenes- y la pasión con la que sus amigos recuerdan sus andanzas. El pasado 22 de diciembre se cumplieron diez años de la temprana muerte del líder de The Clash, pero la historia de cuando se plantó en el pueblo granadino de Víznar con un pico y una pala dispuesto a desenterrar a Lorca hace que los admiradores de su música se sigan enamorando de quien las cantaba. En Granada tuvo incluso que ponerse a cantar sus temas en el Campo del Príncipe para demostrar que sí, que era Joe Strummer, ante la incredulidad general. Incluso le pararon dos turistas ingleses para decirle: "¡Qué bien imitas a Joe Strummer!".

Falleció en 2002, en su casa de Broomfield en Somerset, a causa de un fallo cardíaco congénito no diagnosticado. En ese momento se encontraba trabajando en un álbum con su nueva banda, The Mescaleros, que se editó de manera póstuma en octubre de 2003 con el título Streetcore. En los premios Grammy de febrero de 2003, London Calling fue interpretada por Elvis Costello, Bruce Springsteen, Steven van Zandt, Dave Grohl, Pete Thomas y Tony Kanal como tributo a Strummer. Y en marzo de ese año The Clash fueron incluidos en el Salón de la Fama del Rock.

El protagonista de esta historia llegó a Granada en 1984 con sus zapatillas de baloncesto, su gorra y su chaleco de cuero, en una época en la que las vecinas se aferraban a su bolso cuando veían a alguien con los pelos de punta. Al poco de llegar conoció a un grupo que empezaba a hacerse un hueco: 091.

Para la banda liderada por José Antonio García y José Ignacio Lapido fue como si Dios bajase de los cielos para tomarse un vermú con ellos en la calle Pedro Antonio de Alarcón. Pero pronto descubrieron que su pasión era el ron Pálido con Coca-Cola. "Encontrarte de buenas a primeras a uno de tus héroes musicales en tu ciudad y en el bar donde sueles ir a tomar copas hace que se junten la sorpresa y la incredulidad", explica José Ignacio Lapido sobre su primer encuentro donde el amor era previo a la primera vista. "Después nos dimos cuenta de que era de carne y hueso, era muy gracioso y ocurrente, y estábamos encantados de adoptar a uno de nuestros músicos favoritos", continúa Lapido.

Strummer llegó a Granada porque había tenido una novia malagueña en Londres cuya familia vivía en Granada (Paloma Romero, Palmolive, que fue batería de The Slits y The Raincoats). Así que comenzaron a tomar copas y a pasarlo bien, sin más. Al año siguiente regresó cuando 091 estaba preparando su segundo disco. Iba a menudo al estudio y al final decidieron unir sus caminos. Él estaba un poco "desencantado" por las malas críticas del último disco de The Clash tras la salida del guitarrista Mick Jones.

"No estaba satisfecho con la decisión de seguir con el grupo sin la formación original", recuerda Lapido. Strummer se enamoró de la ciudad y de los Cero y se metió en el estudio para producirles Más de cien lobos. De hecho, cuando estaban todavía en la fase de las maquetas, un día decidió llenar de micrófonos el estudio porque quería captar el sonido ambiente. Pero no había cables tan largos que llegaran al techo. Así que decidieron ir a una tienda. "Recuerdo que yo tenía una Mobylette y llevaba a Joe de paquete con un rollo de cable inmenso", recuerda para, de paso, ilustrar la desmesurada afición del músico británico por el bricolaje.

Strummer siguió visitando la ciudad y, de hecho, la muerte le sorprendió sin poder cumplir sus dos mayores deseos: tocar en Granada y ser dueño de una ferretería en Andalucía.

Diario de Sevilla 03/01/2013

5 añitos ¡ya!...long time jerk



Hemos comenzado a preparar los fastos del aniversario. Os informaremos por los canales habituales... 

Carretera & Revolución